Stereo Cristal

Noticias

Zubin Mehta, el director vitalicio

La Orquesta Filarmónica de Israel, bajo la batuta de uno de los más reconocidos directores de la escena actual, interpretará en el Teatro Mayor obras de Joseph Haydn (1732-1809) y Gustav Mahler (1860-1911).

La misión de Zubin Mehta es el sonido. Todo en la vida de este director está relacionado con eso, con la dimensión auditiva y tanto sus máximos logros como sus retos más importantes se han gestado a partir de lo que alcanza a percibir su exigente oído.

Él no persigue la perfección en las obras que interpreta con la Orquesta Filarmónica de Israel, de la que está al frente desde hace casi cinco décadas, más bien intenta que el público y sus músicos se sintonicen con sus intencionalidades y de esta manera siente que logra un objetivo completo, sensible.

Estudió en Viena (Austria) y durante sus años de formación se cruzó en los pasillos de la academia con personajes como el italiano Claudio Abbado y el argentino Daniel Barenboim, uno de sus grandes amigos. En la actualidad, Zubin Mehta es un director destacado en la escena clásica y es mucho más que una institución en lo que a batutas en el mundo se refiere.

Nació en Bombay (India) en 1936 y desde muy niño quiso seguirle los pasos a su padre, Mehli Mehta, otro nombre relevante dentro del ámbito de las partituras, porque a él se le encargó crear el punto de partida para que la Orquesta Sinfónica de Bombay se consolidara y también fue el director musical de la American Youth Symphony de Los Ángeles.

Mi padre era muy estricto y disciplinado en la música. Su tema de conversación era siempre la música y hacía énfasis en la importancia que tiene en la formación de los seres humanos. Desde el comienzo de mi carrera artística como estudiante en Viena eso es lo que intento aplicar y recuerdo que mis maestros allá también me enseñaron lo mismo. Me siento muy orgulloso del legado de mi padre”, cuenta con algo de emotividad Zubin Mehta, quien debía dedicarse al estudio de la medicina, pero los compositores clásicos ganaron el pulso y él se inscribió en la Universidad de Viena, Austria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *