Stereo Cristal

Noticias

Beneficios de la tuna para toda la familia

Agosto y septiembre son los meses en los que se obtiene gran parte de la producción de tuna en México, aunque se cosecha desde abril hasta noviembre. Así que estamos en el mejor momento para consumirla.

La tuna proviene del nopal, una planta originaria de América tropical y subtropical, y que tiene gran demanda en nuestro país. La puedes encontrar en distintos tipos, ya sea rojas, anaranjadas, blancas y verdes.

También hay una gran variedad de formas en las que las puedes consumir, ya sea sólo quitándoles la cáscara, hasta postres, agua y platillos gourmet.

En productos tradicionales la encontrarás en queso de tuna, mermelada, harina de tuna, en almíbar. Y en derivados industriales, la puedes encontrar en la producción de proteínas, aguardiente, aceite de la semilla y hasta colorantes.

Propiedades:

  • Contiene vitaminas y minerales como calcio, potasio y fósforo, además de vitamina C y complejo B.
  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Suele usarse como antiácido, ya que minimiza la producción de ácido gástrico y alivia el malestar producido por úlceras.
  • Tiene pocas calorías, así que resulta un excelente alimento entre comidas.
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis por su contenido en calcio.
  • También favorece la digestión.
  • Es antioxidante y ayuda a reducir el estrés.
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Controla los niveles de azúcar en la sangre.
  • Ayuda a mejorar la circulación de orina y regular la digestión.

Receta para hacer mermelada de tuna:

Ingredientes:

1 kg de tunas sin cáscara (15 tunas aproximadamente)
3 1/2 tazas de azúcar (840 g)
1 cucharada sopera de pectina*
1 cucharada sopera de jugo de limón

Procedimiento:

Corte las tunas en trozos y licue sólo la mitad. Reserve el resto.

Vierta la fruta licuada en la cacerola, pasándola por el colador, y caliéntela a fuego medio; en cuanto empiece a hervir, añada la pectina, el azúcar y el jugo de limón. Revuelva la mezcla constantemente con la pala.

Una vez que suelte el hervor de nuevo, sin dejar de mover añada la fruta que reservó en el paso 1.

Retire la mermelada del fuego cuando adquiera una consistencia espesa y al revolverla se vea el fondo de la cacerola (más o menos después de una hora). Envásela de inmediato.

Envasado y Conservación

Sobre el paño seco coloque el frasco previamente esterilizado. Vacíe la mermelada aún caliente, con ayuda de la cuchara, dejando un espacio mínimo de un centímetro entre la boca del frasco y el contenido. Permita que escape un poco de vapor y cierre perfectamente.

Deje enfriar a temperatura ambiente y coloque una etiqueta en el frasco con el nombre del producto, la fecha de elaboración y la de caducidad. La mermelada estará lista para su consumo después de 12 horas de haber sido preparada.

Este producto se conserva en óptimas condiciones hasta por un año en un lugar fresco y seco. Una vez abierto el envase debe mantenerse en refrigeración y consumirse en un lapso no mayor de un mes.

*Receta: PROFECO

Me Gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *